Biólogos no pueden explicar los aterradores aullidos en un bosque canadiense



Según cuenta la historia, el Wendigo fue un cazador perdido. Durante un invierno brutalmente frío, el hambre intensa de este hombre lo condujo al canibalismo. Después de darse un festín con la carne de otro humano, se transformó en una bestia enloquecida, deambulando por el bosque en busca de más personas para comer. La historia …



Fuente