Científicos reconocen que las personas pueden predecir el futuro


¿Las personas pueden “ver” el futuro? Esta es la pregunta que muchas personas se hacen y que muy pocos saben responder. Cuando se trata de predecir el futuro, es mejor tener en cuenta una variable muy importante, nuestro libre albedrío. Mucha gente piensa que el futuro está predeterminado, o que una consulta psíquica puede decirnos lo que nos deparará el futuro. La conclusión es que cada ser humano en el mundo nace con libre albedrío.

El libre albedrío nos permite cambiar nuestro futuro, para bien o para mal, a través de una serie de elecciones. Cuando visitas a un psíquico o vidente, es posible que indique los problemas en un tema determinado de tu vida. Si continúas por ese camino, lo más seguro es que nunca alcances tu objetivo. Sin embargo, si usas tu libre albedrío y decides desviarte “del camino”, tus posibilidades de éxito mejorarán enormemente.

Pero, ¿y el destino? Dicho lo anterior, hay algunos aspectos predeterminados en toda nuestra vida que no podemos cambiar. Todos tenemos un destino que cumplir. Antes de que nazcamos, nuestro espíritu establece “una especie de contrato” con el universo sobre ciertos eventos que nos gustaría experimentar con el propósito de que nuestra alma evolucione. Y es en este punto donde entran las capacidades psíquicas para ver el futuro. Entonces, sí que podemos ver el futuro, aunque por desgracia la ciencia dice que esto, al igual que otras habilidades psíquicas, no es posible. O por lo menos esto ha sido así hasta ahora. Un equipo de neurocientíficos de la Universidad de Glasgow ha demostrado, por primera vez, que el cerebro humano es capaz de “predecir” lo que verán tus ojos antes de mirar.

Prediciendo el futuro

En un estudio, financiado por el Consejo de Investigación de Biotecnología y Ciencias Biológicas y por el Proyecto cerebro humano, cuyos resultados fueron publicados en la prestigiosa revista científica Nature, los investigadores utilizaron un proceso llamado imagen por resonancia magnética funcional (IRMf) para comprender mejor cómo el cerebro se anticipa a la información que verá, incluso antes de que sus ojos se muevan. La nueva investigación, dirigida por el profesor Lars Muckli de la Universidad de Glasgow, utilizó el IRMf junto con una ilusión visual para analizar el “diálogo bidireccional constante”.

“Este estudio demuestra cómo el IRMf puede contribuir a esta área de la neurociencia”, dijo el profesor Lars Muckli. “Encontrar un mecanismo para la función cerebral contribuirá a la computación inspirada en el cerebro y la inteligencia artificial, así como a nuestra investigación sobre los trastornos mentales.”

Los movimientos de nuestros ojos son de aproximadamente 4 veces por segundo, lo que significa que nuestros cerebros tienen que procesar nueva información visual cada 250 milisegundos, sin embargo, nuestro mundo parece normal. Para que nos hagamos una idea, si tuviéramos que mover una cámara de vídeo con tanta frecuencia, la imagen tendría mucho movimiento.

Sin embargo, los científicos dicen que la razón por la que percibimos que el mundo es estable es porque nuestros cerebros son capaces de “pensar en el futuro”. Para el estudio los científicos utilizaron dos cuadrados parpadeantes, generando de esta manera la ilusión de un solo cuadrado en movimiento. Durante los flashes, los investigadores dijeron a los participantes que movieran los ojos. Entonces tomaron imágenes de la corteza visual, la parte más grande del cerebro humano, y descubrieron que la predicción del movimiento se actualizaba a una nueva posición espacial junto con el movimiento ocular. Otra investigadora que participó en el estudio, la Dr. Gracie Edwards, explicó cómo funcionó el proceso.

“La información visual se recibe de los ojos y es procesada por el sistema visual en el cerebro”, explicó la Dra. Edwards. “Llamamos a la información visual ‘información anticipativa’. Al mismo tiempo, el cerebro también envía información al sistema visual, esta información se llama ‘retroalimentación’. La información de retroalimentación influye en nuestra percepción de la información anticipativa utilizando expectativas basadas en nuestros recuerdos de eventos perceptuales similares. La información anticipativa y la ‘retroalimentación’ interactúan entre sí para producir las escenas visuales que percibimos todos los días.”

El estudio concluye que la retroalimentación predictiva para V1 se actualiza dinámicamente con información sensorial. Puedes leer el artículo completo aquí.

Como hemos podido comprobar, la comunidad científica ha reconocido que las personas tienen la capacidad de predecir el futuro, aunque no de la manera que creemos. Parece ser que los científicos intentan dar explicación a una de las capacidades mas profundas de nuestro ser. Esta claro que para ellos “predecir el futuro” es simplemente un simple de movimiento de ojos e información que recibe el cerebro. Y tal vez sea así, pero es simplemente lo que se puede apreciar físicamente, esto va mas allá de lo que podemos comprender. De nuevo estamos ante un desafío: la explicación de la ciencia vs las capacidades psíquicas.

 



Fuente

También te puede interesar