Miles de científicos advierten a la humanidad de que estamos ante un inminente apocalipsis


Millones de personas en todo el mundo son ignorantes sobre lo que nos espera en un futuro próximo, algo que sí parecen conocer la élite que está construyendo febrilmente bunkers de lujo a un ritmo nunca antes visto. Entonces, ¿por qué hay tantos multimillonarios preparándose para un inminente apocalipsis? ¿Son más inteligentes que la mayoría del resto de la humanidad, o simplemente tienen en su poder información que desconocemos?

Sin duda, algo está sucediendo entre la élite. Los principales medios de comunicación, así como periodistas independientes, llevan tiempo informando sobre que personas adineradas de todo el mundo que se están alejando silenciosamente de las principales ciudades por temor a la inestabilidad social. El aumento del crimen, el terrorismo y las tensiones raciales han sido identificados como factores que impulsan el misterioso éxodo. Sea el motivo que sea, actores, estrellas del deporte, políticos, inversores o grandes empresarios están construyendo bunkers lujosos debido a lo que está por venir. Y por si alguien piensa que se trata de un pensamiento paranoide de unos pocos, ahora más de 15.000 científicos de todo el mundo han emitido una advertencia profética a la humanidad sobre los peligros que se enfrenta la Tierra.

Al borde del apocalipsis

El cambio climático, la deforestación, la pérdida de acceso al agua dulce, la extinción de las especies y el crecimiento descontrolado de la población humana amenazan el futuro de la humanidad y de la Tierra. El artículo, escrito en 1992 y firmado por 1.500 científicos, argumentaba que los impactos humanos sobre el mundo natural probablemente conducirían a una “gran miseria humana” y un planeta “irremediablemente mutilado”.  

Pero un cuarto de siglo después de que la mayoría de los Premios Nobel vivos del mundo se unieran para firmar un artículo de advertencia sobre la Tierra, la visión del futuro de la comunidad científica mundial es aún más siniestro. La pérdida de recursos preciosos sigue siendo el mayor peligro que se enfrenta la humanidad.

En el segundo artículo de advertencia a la humanidad, más de 15.000 científicos de 184 países dijeron que los humanos habían desatado un evento de extinción masiva, el sexto en aproximadamente 540 millones de años, en el que muchas formas de vida actuales podrían ser aniquiladas al finalizar este siglo. Los científicos dicen que la gente debería comer menos carne, tener menos hijos, consumir menos y usar energía renovable para salvar el planeta.

“Estamos poniendo en peligro nuestro futuro al no frenar nuestro consumo material intenso, pero geográficamente y demográficamente desigual y al no percibir el rápido y continuo crecimiento de la población como un motor primario detrás de muchas amenazas ecológicas e incluso sociales”, dicen los científicos en el artículo. “Al no limitar adecuadamente el crecimiento de la población, reevaluar el papel de una economía enraizada en el crecimiento, reducir los gases de efecto invernadero, incentivar la energía renovable, proteger el hábitat, restaurar los ecosistemas, frenar la contaminación, detener la defaunación y restringir las especies exóticas invasoras, la humanidad no da los pasos urgentes necesarios para salvaguardar nuestra biosfera en peligro.”

La advertencia se basa principalmente en los datos de gobiernos, organizaciones benéficas e investigadores independientes para advertir de un “daño sustancial e irreversible” a la Tierra. También dijeron que los líderes políticos deben tomar medidas más decisivas. Esto incluye más reservas naturales y marinas, leyes más estrictas para erradicar la caza furtiva y el comercio de vida silvestre, mejores programas de planificación familiar y educación, más vegetarianismo y menos desperdicio de alimentos, y la adopción masiva de energía renovable y otras tecnologías “verdes”.

“Algunas personas podrían sentirse tentadas a descartar esta evidencia y pensar que solo estamos siendo alarmistas”, dijo William Ripple, profesor de Ciencias Forestales de la Universidad Estatal de Oregón (EE.UU.) y quien dirige el equipo internacional de científicos. “Los científicos están analizando datos para observar las consecuencias a largo plazo. Están reconociendo las señales obvias de que nos dirigimos hacia un camino insostenible. Esperamos que nuestro documento abrirá un amplio debate público sobre el medio ambiente y el clima global.”

El artículo titulado “Advertencia a la humanidad de los científicos del mundo: un segundo aviso” señala 25 tendencias mundiales negativas. Estas incluyen una reducción del 26% en la cantidad de agua dulce disponible per cápita, una disminución en la captura de peces, a pesar de un aumento en el esfuerzo pesquero y un aumento del 75% en el número de zonas oceánicas muertas. También ha habido una pérdida de más de un millón de kilómetros cuadrados de tierras forestales, gran parte de ellas convertidas para usos agrícolas y una reducción colectiva del 29 por ciento en el número de mamíferos, reptiles, anfibios, aves y peces. Sigue habiendo aumentos significativos en las emisiones globales de carbono y las temperaturas medias y un aumento del 35 por ciento en la población humana.

Aún estamos a tiempo

Pero los científicos aún creen que si hay voluntad, la humanidad puede conseguir cambiar esta dinámica apocalíptica. Los autores del artículo dijeron que, para evitar la miseria generalizada y la pérdida catastrófica de la biodiversidad, la humanidad debe practicar una alternativa más sostenible desde el punto de vista ambiental. Sin embargo, también advirtieron que “pronto será demasiado tarde para cambiar el rumbo de nuestra trayectoria fallida, y el tiempo se acaba”.

“Debemos reconocer, en nuestra vida cotidiana y en nuestras instituciones de gobierno, que la Tierra, con toda su vida, es nuestro único hogar. Podemos hacer un gran progreso por el bien de la humanidad y del planeta del que dependemos”, concluye el artículo.

Parece ser que el tiempo se acaba, y más pronto que tarde nos encontraremos ante un verdadero apocalipsis en la Tierra, y lo peor de todo es que esta vez los científicos nos han advertido, peor aún, llevan tiempo advirtiéndonos.

 



Fuente

También te puede interesar