Muñecos Coreanos que te guían en la muerte

Algunos tienen la creencia que todos los muñecos son utilizados para jugar o entretener pero hay un tipo de muñecos que tienen la responsabilidad de guiar a los espíritus de los difuntos en su paso entre un mundo y otro. Es el caso de los misteriosos muñecos coreanos Kkoktu.

Los Kkoktu son muñecos de tamaños pequeños, tallados en madera y pintados con colores variados e intensos, que son bastante fundamentales en las ceremonias funerarias coreanas desde tiempos antiguos; se colocan junto al cuerpo del fallecido en su ataúd, para que lo guíen y acompañen en el camino hacia el más allá.

Los muñecos representan a tres personajes, a los que consideran bastante aptos para recorrer el sombrío y tenebroso camino que sigue a la muerte física: el Guardián, la Cuidadora y el Animador; en ese orden se colocan las figuras, como en procesión, dentro del féretro junto al fallecido.

Protección, cuidados y diversión son, para la cultura coreana, lo necesario para emprender el camino.

Cada uno cumple una función,  “El Guardián” ahuyenta a los espíritus malignos, la “Cuidadora” se encarga de curar y acompañar como lo haría una madre, y el “Animador”, mezcla de acróbata y juglar, levanta el ánimo del equipo.

Kkoktu